“Analizando” mi inconsciente:

Por algún motivo, si pienso en una taza de té, inevitablemente también pienso en el café como si fuera su antagónico más cercano.

Hace poco aprendí que el inconsciente se manifiesta de formas “camufladas”, es decir, envía su mensaje, pero no lo hace en forma directa; y pensando en este “antagonismo” que se me presenta entre el té y el café, creo que se manifiestan en mi dos sensaciones o estados que tengo, de algún modo, que lograr equilibrar…

El té me parece un poco ambiguo (siempre todo me suele parecer ambiguo), de chica me recordaba a cuando uno está enfermo, porque como a mi no me gustaba el té, sólo lo tomaba si “me obligaban a hacerlo” por estar mal del estómago, de la garganta, o alguna otra cuestión, es por eso que se que el té “es bueno” para cuando uno está enfermo, y también para tranquilizarse. A la vez el té me connota sabiduría, supongo que porque lo vinculo con oriente (cultura que se me hace más sabia que la occidental) sin embargo su sabor y su aroma no me transmiten mucho…en cambio, ¡el aroma del café!…¡como amo ese olorcito que se genera cuando uno lo bate!…me encanta batir café, a pesar de que casi nunca lo tomo, sino que en general lo bato para alguien más…Me da la sensación de que el aroma del café tiene más personalidad, que es más inquieto; es como una cachetada de inmensa felicidad, que muchas veces me ha hecho apreciar el instante mismo, me ha hecho sentir realmente viva, y con ganas de todo y a la vez con ganas de estar en ese momento y en ese lugar simplemente apreciando su aroma. Sin embargo sé que el exceso de café hace mal, altera los nervios…y por eso a veces creo que es más bueno tomar té, recién hace poco en mi vida comencé a aprender a tomar y a apreciar un poco más el té…

Se me hace que todo esto tiene que ver con mi forma de ver la vida, en este momento: por un lado estoy aprendiendo y buscando tranquilidad en mi “ser”, que suele estar muy agitado, que suele querer todo efusivamente…es decir: yo soy más como el café…y no quiero perder esas energías, pero necesito agregarle un poco de té a mi vida, y encontrar un equilibrio…

Sin embargo, si me dan a elegir de entre todas las cosas, yo prefiero sin dudarlo el café pero con leche, es definitivamente mi bebida de desayuno y merienda favorito, realmente ¡adoro tomar café con leche!…y por alguna otra razón, que debe de estar mucho más escondida en mi inconsciente y no logro descifrar, el té con leche me da náuseas, ¡sí, náuseas!, no puedo beberlo, ni olerlo, porque ¡me da náuseas!…Siempre me llamó la atención que me pase eso…pero bue…eso ya se lo dejo para un psicoanalista….

*¿Qué es Veo Veo? Es, ante todo, un juego, una excusa para conocer lugares de la mano de otros viajeros, contarnos historias, viajar aunque no tengamos la oportunidad de hacerlo, encontrarnos. Se realiza una vez al mes y las temáticas se eligen en el grupo Veo veo en Facebook, y por medio del hashtag #VeoVeo en Twitter y otras redes sociales. ¿Querés jugar? ¡Veo veo! ¿Qué ves?

*¿Querés  leer más Veo Veos? Los podés encontrar acá: 

con los pies en la tierra / Belén Benarós / rombrando por ahí / apuntes ideas imágenes / caminando por el globo / aby viajando / Nicolás Lobato / xpensadorax / prometeo poema / rincones con color / ir andando / la de ojos abiertos / bebelia heterogénea / cruzar la puerta / la mochila de mamá / magia en el camino / mi vida en una mochila / titin / caminomundos / la brújula gitana / la zapatilla / Virginia Sanz

Veo Veo “Una taza de té”: Amo el aroma del café y el té con leche me da náuseas.
Tagged on:                         

23 thoughts on “Veo Veo “Una taza de té”: Amo el aroma del café y el té con leche me da náuseas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>