Newgrange queda en las cercanías de Dublin, en el condado de Meath, dentro del centro de visitantes denominado Brú na Boinne. Es una gran tumba construida entre los años 3300-2900 a.C, ¡más antigua que algunas de las grandes pirámides egipcias!


Nunca se me hubiera ocurrido viajar a Irlanda, de no haber sido porque mi amiga, (con quien compartí el viaje por Europa), hacía tiempo que hablada por internet con una mujer que vivía allá, y la invitó a conocer su ciudad y uno de los lugares que nos recomendó, como imperdible, fue Newgrange. Así fue como ni bien nos bajamos del avión, en Dublin, buscamos un centro de información turística para informarnos de cómo llegar hasta el lugar. Decidimos tomar una combi que nos dejaba directamente en el centro de visitantes, el precio fue de 14 euros, igualmente hay micros comunes que van también al lugar, los cuales seguramente salen bastante más económicos.

Para poder entrar a la tumba de Newgrange, hay que pasar por el centro de visitantes Brú na Boinne, toda la zona perteneciente a este centro fue declarada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y no solo se encuentra allí la tumba de Newgrange, sino que también están las de Knowth y Dowth.

Knowth

Una vez en Brú na Boinne, pagamos la entrada de 6 euros (para estudiantes), la cual incluía visita guiada (en inglés) a las tumbas de Newgrange y Knowth.

Es indescriptible la sensación de estar dentro de este mágico lugar. Lo peculiar de la tumba es que está completamente a oscuras y la luz solar sólo penetra en la cámara en el solsticio de invierno (según nos contaron hay que reservar con mucha anticipación si uno quiere presenciar este momento mágico que se produce una vez al año). A pesar que desde afuera la tumba parece enorme, para ingresar hay que hacerlo por un muy estrecho pasillo, y adentro, la cámara es sumamente pequeña, lo cual genera una sensación peculiar e íntima.

Corredor de la Tumba de Knowth

Realmente me gustó mucho la explicación del guía, ya que no solamente nos contó acerca de cómo se había descubierto el lugar y de las teorías acerca de cómo se utilizaba y los porqués de semejante tumba, sino que nos transmitió la magia y el encanto que sentía acerca de la humanidad toda y de cómo poblaciones de hace más de 5000 años aun hoy podían sorprendernos y de alguna manera estar comunicándose con nosotros. Verdaderamente la guía fue más bien una charla íntima entre amigos, lo cual me sorprendió gratamente.

Por su parte, la tumba de Knowth también tiene su encanto, y aunque solamente se puede ingresar a la entrada de la misma, el recorrido y la explicación acerca de las teorías que involucran las 127 piedras sólidas que bordean la tumba es muy interesante.

Así que si pasan por Irlanda, les recomiendo que visiten este lugar, porque realmente la sensación de estar ahí me pareció increíble.

Piedra de entrada de Newgrange

Newgrange, Irlanda

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>